main

Opinión

Fango

por Abraham Balbino

Fango-2.jpg

Temos a manía de chamarlle “logro” ou “gran paso da humanidade” a cada pegada que deixamos neste lodo político actual. 
Tanto a nivel nacional coma estatal, a incapacidade herdada de antigas rendidas de bandeira, sumadas a un relevo xeracional político de profesionais moi modernos e moi correctos, está a crear de novo unha apatía cara o político.
Se as metas da esquerda son as migas, deixar o relieve do seu paso no fango, enton a esquerda está condeada a ser absorvida por este.

Nun momento no que a podredume da monarquía está á luz, na que se ve o tronco podrido, ningunha forza alza o hacha.
Non hai campañas contra o PODER (que non o goberno). Limítase todo o político á intriga de palacio: a loita entre siglas, a loita entre partidos nun plano meramente institucional.

E neste teatrillo pechado, para un público cada vez menor, cólganse as medallas, os puñais voan, e existe un intento constante e patético de ilusionar.
Este circo busca chegar a esa parte humana das masas da que cada vez se alexa máis a través da esaxeración, do simbólico.
Coma os monarcas, realizan ritos coma a entrega de semillas, a vara, o guante, nun intento de reforzar a súa lexitimidade. Pero só ten efecto o teatrillo entre as propias elites.

As queixas sobre o curro tomando algo son moito máis revolucionarias, políticas que calquer debate parlamentario.
As queixas sobre o prezo do aluguer, sobre o abusivo dos requisitos na entrevista de traballo…
E entre tanto símbolo, tanto debate televisado, tanto intento de controlar o debate mediático, a esquerda deixou de escoitar estas conversas, e converteuse nunha burbulla que se retroalimenta e se eleva, alonxando os seus pés cada vez máis da terra.

 

ActualidadeOpinión

Política Vivencial

por Abraham Balbino

12399242_487169108120557_1618247593_n.jpg

Poucos xoves da miña idade hai que poida definir como “felices” na súa vida diaria. As parellas coas que teño amizade, quéixanse sempre do mesmo: non lle atopan o sentido, non poden ter un plan de vida.
E os solteiros, outro tanto do mesmo, aínda que nós vivimos máis no presente, temos tamén, cada vez que lanzamos a vista cara adiante, un borrón negro que nos impide ver máis alá do inmediato. Non considero que vivir con esta incerteza sexa digno: temos dereito a poder pensar no futuro. A mocidade evádese desta realidade porque non a soporta, porque non nos deixan ser os protagonistas. Ás veces parece ser que somos marionetas que bailan ao son dun tamborileiro invisible, pero omnipotente.

Cando eu mesmo lanzo a caña de pescar á inmensidade negra que intúo que me agarda, non son capaz de verme cunha profesión. Teño 26 anos. O que equivale a moitos días preparándome para algo que non acabo de distinguir con nitidez. E será que son un romántico, pero opino que unha persoa é o que fai, o que aporta á sociedade. Que hai máis útil que actualizar, modificar a realidade da sociedade para que esta se vexa beneficiada na súa maioría?
Estamos demasiado acostumados a políticos que non ambicionan o poder para deixar un bo legado, o habitual (que non normal) son políticos que se corrompen porque nunca tiveron unha meta máis alá deles mesmos, os seus amigos, familia e conta bancaria. Políticos do aburrido e monótono “Establecido” no que non se podía facer (nin se aspiraba) máis que a ocupar unha cadeira e “deixar a merda correr”.
Pero agora, en que punto estamos?
Os recortes en sanidade e educación, a precarización dos postos de traballo, os rescates a bancos (levados á quebra por familias de poder non só político senón tamén económico) con fondos públicos, a eliminación paulatina do estado de benestar, abríronnos os ollos. Esta sociedade á que nos están levando non é xusta, non é razoable, non é algo que se poida soster no tempo. E aí precisamente é onde radica a importancia de non perder esta conciencia de que nós pintamos algo, de que nós somos quen deciden como se articula, e a favor de quen, esta estruturación concreta do poder chamada Estado e as súas institucións.
Porque como volvamos a sentirnos inútiles, como volvamos a afastarnos do camiño da participación á hora de defender os nosos intereses, morrerá non só unha mobilización social, morrerá tamén a esperanza de recuperar a dignidade humana neste país.
Pretenden amoldarnos a un conformismo que implica a morte da vida tal e como a coñecemos, despidámonos da calidade de vida que tiveron os nosos pais, despidámonos do país que os nosos avós ergueron traballando, emigrando, carrexando anaco a anaco pequenas contribucións ao benestar do que un día disfrutamos e que agora nos queren roubar.
E que non nos confundan estes politicuchos da falsa estabilidade. Foron eles quen comezaron a crise, apostando por un modelo produtivo que sabían que non era sostible. Foron eles cando, á hora de pagar isa mala xestión, preferiron enfrontarse aos seus cidadáns en lugar de facer responder aos seus “importantes” amigos polo desfalco que nos meteran.
E é cando a xente se dá conta do timo, cando poñemos os ollos na política como timón a xirar para poder sacarnos desta tempestade, cando teñen que xurdir os mellores políticos. Xente próxima, que coñeza a vida da maioría, que vivira  viva as mesmas problemáticas, e sexa capaz de pensar en nomes e caras en lugar de unicamente en cifras…

Porque niso é onde se pode distinguir a falsa política da auténtica, en que a primeira tenta marearnos con cifras que nin eles mesmos entenden, como se viu claramente no debate cara a cara entre Pedro Sánchez e Mariano Rajoy. Por isto, e como frase final, deixo caer unha frase que dicía o meu tío avó: “Temos que ver a herba crecer”. Temos que mirar cara o futuro, e comezar, no presente, a darlle forma. Temos que loitar, temos que ser intelixentes, temos que defendernos de tódolos ataques que van a vir.

Porque están en xogo as nosas vidas.

Opinión

Independencia

por Jon López

cataluña-independencia-960x641.jpg

Bueno, primeramente decir que entre la anterior entrada y esta me he hecho más viejo, sabio, responsable y maduro. Le quitas los últimos 3 adjetivos y lo que queda es realmente en lo que me he convertido. Para todos mis admiradores y “fans”; si me ingresáis 100 Euros en mi cuenta os enviaré una foto mía poniendo morritos en el espejo de una discoteca.

¿No estáis un poquito hasta los cojones del tema Catalunya? Si a mí me la suda joder, que se vayan o que se queden. Pero por favor, hago un llamamiento a la cordura por parte de los medios de comunicación, el gobierno y el tío que le pasaba la lija al barco de Chanquete. Dejad de martirizarnos psicológicamente con esto. No puedo soportarlo más. Cómo sigan emitiendo la misma mierda todos los días voy a salir a la calle y comerme dos chuletas de pura carne roja para inmolarme fisiológicamente.

Quiero volver a saber que tipo de pana usa Julián Muñoz para sus pantalones. Quiero que Belén Esteban cuente en directo su problemas de diabetes. Quiero ver a Jorge Javier Vázquez haciendo topless en una playa de Ibiza. “Quiero vivir, quiero gritar, quiero sentir el universo sobre mí. Quiero correr en libertad, quiero encontrar mi sitio”. Pero esto ya me parece fuera de lugar.

¿Os habéis fijado con qué sutileza os he colado un fragmento de una letra de Amaral? Estáis acojonados, entiendo. Pero bueno, por algo soy la persona más popular de mi pasillo y vosotros unos simples plebeyos. Yo desde mi modestia dejo que me admiréis y adoréis. Soy una persona que se da a los demás desinteresadamente.

Yo tampoco me quiero postular mucho acerca de este tema, porque el que maneja todo este cotarro me ha dicho que no tengo la obligación de mojarme nunca, y menos, habiéndome duchado hace ya dos horas. Así que adoptaré una actitud neutral, como el Rey, que no puede decir ni de qué equipo de tute es simpatizante. Qué puta vida más triste. Vivir como un Rey, nunca mejor dicho, a cambio de ser una jodida maceta. Bah, yo firmaba, la verdad.

A mí me dolería mucho que Catalunya dejara de formar parte de esta gran nación, que es todavía mucho más grande cuando la selección de fútbol se adjudica algún torneo internacional. Porque ahí ya somos todos españoles, nos invade un sentimiento de patriotismo acojonante (Hasta a Piqué). Empiezan a salir Rojigualdas por todos los lados y balcones (Rojigualda = bandera de España. Malditos incultos). Antes del 2008 colocar un gallardete nacional en la ventana de tu casa, para muchos, era hacer apología de un símbolo fascista. Se instalaban hogueras en las plazas de todos los pueblos y ciudades para carbonizar a todos esos putos osados que hacían alarde de su patriotismo. Por eso mataron a Juana de Arco, por llevar una bandera de España pegada al parachoques de su carro de caballos. Tras ser interceptada por una milicia de desalmados la quemaron a las puertas de la iglesia del Picazo (Provincia de Cuenca). No os dejéis engañar por la historia que os narran en las escuelas. Hay mucho conspiración.

Tras esta breve lección de historia, y visto como está el panorama, aprovecho este espacio para demandar la independencia de mi pueblo (Valdoviño). Sitio triste donde los haya, sólo escribir el nombre me dan escalofríos. A mí me la pela que venga aquí Calleja a decir que vivimos en un paraíso. Ya te vienes en Enero y me comentas, cabrón. Pero también somos de Dios y tenemos derechos.

Háganse llegar a las altas instancias y autoridades del gobierno los siguientes puntos que nos definen como una nación libre e independiente que merece ser desligada de la opresión del estado español:

Poseemos lengua propia; una mezcla de gallego, castellano y algo que todavía está por definir.
Primer pueblo de Europa en plantar patatas; lo que a mi juicio nos proporciona una cultura propia.
Acceso directo al mar; por lo cual nuestra economía podría ser sostenida independientemente aprovechándonos del turismo y la exportación de pescado.
Disponemos de una red de transporte de mercancías: en el bus interurbano, que pasa una vez cada 7 horas, puedes llevar hasta 3 bolsas con grelos.
Cómo gran nación, tenemos un proyecto expansionista en vías de desarrollo: marcamos como objetivo prioritario la conquista de Gibraltar. Ni para España, ni para Inglaterra. Para Valdoviño, con dos cojones.

Todo esto está muy bien, pero a veces recuerdo una frase que me dijo un día un profesor de arte – “Al vicio de pedir, la virtud de no dar” y me vengo un poco abajo. Me hace pensar que todo esto no va a prosperar.

Bueno, os dejo. Tengo una firma de autógrafos y no me puedo liar aquí hasta que suenen las trompetas del juicio final. Viva España y Marc Márquez; que no tiene la ESO, pero se embolsa alrededor de 10,000,000 de Euros al año.

Opinión

Así está el patio

por Jon López

Mafia_municipal-960x639.jpg

Estupefacto: Atónito, pasmado (RAE).

Tanto mindungui aprobando vocablos absurdos para esta ilustre academia y se les ha pasado ‘acojonado’ en la definición. Menos mal que yo la RAE me la paso por el forro. Pero así me hallo, muy acojonado. A niveles que en fin, rozan lo normal, por encima de cualquier tipo de razonamiento lógico, como cuando te dan dos hostias y no las ves ni venir (por lo que comentan, eh)