main

Opinión

Quiero ir a la carcel

por Jon López

descarga-960x776.jpg

Valdoviño, julio de 2015, 12:29 PM.
Hállome delante de la pantalla de mi computadora, en un día oscuro, sombrío lóbrego, lóbrego elevado al cuadrado podría decirse. Porto una gabardina de las caras (nada de Berksha), un sombrero de “cowboy” y unos tejanos importados del mismísimo Oregón. El día no invita a grandes cosas, más que a sentarse en el sofá con un “whiskey” doble, una pipa de tabaco y reflexionar. Con esta estampa y panorama desolador como invitado estelar cuelgo el cartel de “creando, don’t disturb” y me doy cuenta de que quiero ir a la cárcel. Todo esto tiene una explicación bastante razonable, no es una idea tampoco espontánea del todo, ya que llevo mucho tiempo meditándolo e intentando por todos los medios acabar en prisión, pero no hay manera, oiga.
Os voy a explicar mi teoría, así, a grandes rasgos, para que nos entendamos todos. A los que veis ‘MYHYV’ os va a costar un poquito más, ya lo aviso…pero haced el esfuerzo.
Como ya sabéis la burbuja ha explotado, ha explotado de mala manera, como una pompa de jabón recién salida de los labios de un niño. Está la cosa muy malita, la gente se desespera a la caza de un contrato de trabajo basura o un empleo temporal por cuatro duros y 12 horas al día y a mí, en medio de esta gran pescadilla que se muerde la cola se me ha ocurrido la solución, que no es otra que la de entrar en la cárcel y vivir como un marqués una temporada.

Curiosamente hablo en base a lo visto, a lo visto en un programa sobre penitenciarías españolas hará cuestión de unos días, llamémosle cárceles por no llamarles “spás”. Módulos con gimnasio, comedores cojonudos, salas para la representación de obras teatrales, etc. Hombre, yo lo veo claro, vives mejor en la cárcel que en el paro, pero por descontado, además.

Esto serían los pros, pero estudiemos un poco ahora los contras. A mí sólo se me ocurre uno, que quizá te tengas que dejar dar un poco por el culo de vez en cuando, pero… ¿y dónde no? Nos están dando por el culo todo el día; tu jefe en el trabajo, el gobierno a los parados, esa tía del INEM que te mira con cara rancia cuando vas a sellar la tarjeta del paro haciéndote un guiño de “te están follando vivo”, esa cajera lenta que ponen en las ‘cajas rápidas’ de los supermercados o el funcionario que no te quiere dar una paga por la puta cara, en fín, un montón de enculadas diarias que vivimos bajo resignación, así que, ¿qué más da? Dejarse follar por estos individuos que por un ciclado de gimnasio un par de veces al día, a fin de cuentas, es el pequeño precio al que te ves sometido por vivir a gastos pagos unos cuantos años, a mayores de estar jodiéndole al estado ese dinero que no te ofrece por falta de empleo. Vamos, que yo creo que compensa descaradamente.

Pero claro, no seamos unos inconscientes tampoco ni nos dejemos llevar por los lujos a los que seremos sometidos en prisión, de ir, ir por la puerta grande, más que nada porque si tú en este país robas una barra de pan o jodes un carrito de la compra con 100 putos euros acabarás en alguna filial de Guantánamo o realizando trabajos forzados para recuperar el campo de Mauthausen-Gusen, que como fue levantado por españoles siempre es mejor que sean los mismos quien lo reacondicionen.

La mejor opción es preparar algo gordo, algo que te permita estar encerrado a todo placer con los Bárcenas, presos de ETA y compañía, algo en lo que puedas salir cobrando paro y con una licenciatura en derecho, algo que te de un “caché” en la cárcel para que te pongan una pantalla de plasma en la celda …yo mismo, llevo meses con 40 kg de cocaína en el garaje, enterrando a gente viva en el jardín, quemando bajos sin amueblar y lo más tétrico de todo, diciendo en ocasiones lo que pienso. De momento no he tenido constancia de denuncias por atentar contra la salud pública, de asesinato en primer grado ni ninguna notificación sobre incumplimiento de la ‘ley mordaza’ así que sigo esperando pacientemente que mi suerte cambie y poder entrar cuanto antes en el gran “resort” del sistema penitenciario español.

PD: nací princeso porque zorras sobraban.

Ya sé que esto no viene a cuento, pero queda bonito y además como es mi espacio pues me salía de las pelotas ponerlo, oye.