main

Opinión

XURO

por Abraham Balbino

Xuro-e1533156498965-960x540.jpg

Sobre a parede branca
sobre o silencio roto
sobre os versos feos, arrítmicos, forzados
sobre o poeta.

Sobre as noites ricas e os días pobres
sobre refráns que inmobilizan
sobre o sabido que impide saber
sobre o hastío, a desgana e o insomnio
sobre a acción en standby.

Sobre a miña xeración, sobre a de meus pais
sobre anos e anos de absoluta nada
e de intenso desexo
sobre todo.

sobre o que se acumula
sobre as ideas que pesan
sobre os sentimentos tristes
sobre o futuro.

sobre o tempo que non chega
sobre o que pasa
sobre o informe tictac que me agobia

Sobre as arrugas
Sobre o vacío

XURO

Opinión

Fango

por Abraham Balbino

Fango-2.jpg

Temos a manía de chamarlle “logro” ou “gran paso da humanidade” a cada pegada que deixamos neste lodo político actual. 
Tanto a nivel nacional coma estatal, a incapacidade herdada de antigas rendidas de bandeira, sumadas a un relevo xeracional político de profesionais moi modernos e moi correctos, está a crear de novo unha apatía cara o político.
Se as metas da esquerda son as migas, deixar o relieve do seu paso no fango, enton a esquerda está condeada a ser absorvida por este.

Nun momento no que a podredume da monarquía está á luz, na que se ve o tronco podrido, ningunha forza alza o hacha.
Non hai campañas contra o PODER (que non o goberno). Limítase todo o político á intriga de palacio: a loita entre siglas, a loita entre partidos nun plano meramente institucional.

E neste teatrillo pechado, para un público cada vez menor, cólganse as medallas, os puñais voan, e existe un intento constante e patético de ilusionar.
Este circo busca chegar a esa parte humana das masas da que cada vez se alexa máis a través da esaxeración, do simbólico.
Coma os monarcas, realizan ritos coma a entrega de semillas, a vara, o guante, nun intento de reforzar a súa lexitimidade. Pero só ten efecto o teatrillo entre as propias elites.

As queixas sobre o curro tomando algo son moito máis revolucionarias, políticas que calquer debate parlamentario.
As queixas sobre o prezo do aluguer, sobre o abusivo dos requisitos na entrevista de traballo…
E entre tanto símbolo, tanto debate televisado, tanto intento de controlar o debate mediático, a esquerda deixou de escoitar estas conversas, e converteuse nunha burbulla que se retroalimenta e se eleva, alonxando os seus pés cada vez máis da terra.

 

ActualidadeOpinión

Pensamento á cervexa

por Abraham Balbino

triunfo-de-marat-960x649.jpg

Un podería botarse as mans á cabeza, e asustarse ante a inestabilidade política que está a vir. Poderiamos, tamen, afastarnos da oportunidade que se nos ven enriba e pensar que todo esto non nos afecta, que son cousas menores, e que non terá consecuencias reais.
Pero estamos, por fin, a vivir a historia. “Estamos a ver a fín dunha etapa e o comezo doutra” (cántas veces leería vostede esta frase nos panfletos), pero esta vez pode palparse no ambiente máis proximo que estamos noutra realidade que a de antes do 20D.
Fanme moita gracia os que se tildan de “revolucionarios” publicamente e defenden que isto vai ser o mesmo de sempre. Así tamen me río dos que din que o cambio está asegurado, claro, conciso.
E é que a resaca electoral parece estar a restar visión a moitos de nós. Máis alá das atonómicas (coas que se lle fai a moitos a boca auga) temos un caldo de cultivo de novos liderazgos, de novos proxectos máis ambiciosos, e agora, tamen máis posibles ca nunca.

—————————————Abro unha cervexa co chisqueiro———————————————-
———————-Achégoa á boca, dou un sorbo e miro inseguro o que levo escrito—————————-

É preciso achegar esta reflexión á realidade inmediata, e pra iso só hai que observar os nosos amigos e familiares, que estan a comentar, con diferentes puntos de vista, sobre a posibilidade de que se repitan as eleccións. A xente ten ganas de historia. A xente quere un momento no que as súas vidas tomen sentido. Porque os recortes priváronnos de poder marcarnos metas, sobre todo á mocidade.
Sabemos que de seguir así, ao máximo ao que poderemos aspirar é a sobrevivir. E se iso é vida, non a quero.
Ao mellor é que son demasiado ambicioso, pero quero poder ter unha profesión. Non xa un traballo mal pagado e temporal. Refirome a unha PROFESIÓN con maiúsculas, un oficio que non me asegure só un medio de subsistencia como posuidor de forza de traballo que vender, senon que me ofreza un futuro, un camiño de esforzo e mérito a percorrer.
Pero claro, eu son un soñador que escribe nunha revista online mentres trata de rematar unha carreira.
Qué saberei eu da vida.
Qué saberei eu de dignidade.
Non podo pedir unha vida mellor, iso é unha abominación. Non podo pedir que se me trate como unha persoa polo mero feito de nacer. Nós, os que nacemos sen herencia e contactos, temos que aprender que non todos temos as mesmas oportunidades.

————————————-Doulle un segundo sorbo á cervexa———————————————-

E por moito que vexa os dentes apretados de raiba ao meu redor, por moito que saiba de suicidios de pais e nais de familia provocados porque son deshauciados e se ven incapaces de facer sobrevivir aos seus fillos (si, aqui en compostela, e se pregunta vostede onde queira que esté non lle sera dificil enterarse dalgún), é inxusto pedir dignidade. É inxusto pedir que o Estado reparta a riqueza. É inxusto, parece ser, pedir xustiza.
Pero ao punto que queria chegar. Fóra da sensación de impotencia que me produce ver o desamparo ao que estamos sometidos, o que temos por diante é o tempo do kairós (“tempo da oportunidade” en grego antigo). O tempo de comezar a construir proxectos políticos ambiciosos. De acabar con privilexios e desigualdades.

—————————————————-Terceiro sorbo—————————————————–

Tempo de construir, a partir dos nosos, unha clase política que responda ante nós, non xa ante élites que se presentan omnipotentes nas pantallas. Porque temos que asumir que o conformismo foi unha mentira. Unha forma de ternos esperando un “dereito” á dignidade que nunca nos ian a regalar.
Vénme á mente meu pai, cando me di: “ti saca a carreira, logo co titulo haberalo ter máis fácil”. E cada vez que me di iso pasan pola miña mente todalas caras dos meus coñecidos que teñen unha formación universitaria e que están en casa obligados a “rascarse os huevos” (perdón pola expresión estimado lector, pero a raiba obrígame), ou traballando de camareiros ou comerciais a comisión,mal pagados “of course” (que se note aí o que estudo) e coa amenaza do despido en caso de non chegar ao cupo.
Pero qué imos a facer… sería unha locura aprobeitar a oportunidade e facer algo bo con ista sociedade.

————————-Abúrrome da cervexa, baleiroa no fregadeiro e arróxoa ao lixo—————————–

En conclusión: Qué desperdicio!

ActualidadeOpinión

Política Vivencial

por Abraham Balbino

12399242_487169108120557_1618247593_n.jpg

Poucos xoves da miña idade hai que poida definir como “felices” na súa vida diaria. As parellas coas que teño amizade, quéixanse sempre do mesmo: non lle atopan o sentido, non poden ter un plan de vida.
E os solteiros, outro tanto do mesmo, aínda que nós vivimos máis no presente, temos tamén, cada vez que lanzamos a vista cara adiante, un borrón negro que nos impide ver máis alá do inmediato. Non considero que vivir con esta incerteza sexa digno: temos dereito a poder pensar no futuro. A mocidade evádese desta realidade porque non a soporta, porque non nos deixan ser os protagonistas. Ás veces parece ser que somos marionetas que bailan ao son dun tamborileiro invisible, pero omnipotente.

Cando eu mesmo lanzo a caña de pescar á inmensidade negra que intúo que me agarda, non son capaz de verme cunha profesión. Teño 26 anos. O que equivale a moitos días preparándome para algo que non acabo de distinguir con nitidez. E será que son un romántico, pero opino que unha persoa é o que fai, o que aporta á sociedade. Que hai máis útil que actualizar, modificar a realidade da sociedade para que esta se vexa beneficiada na súa maioría?
Estamos demasiado acostumados a políticos que non ambicionan o poder para deixar un bo legado, o habitual (que non normal) son políticos que se corrompen porque nunca tiveron unha meta máis alá deles mesmos, os seus amigos, familia e conta bancaria. Políticos do aburrido e monótono “Establecido” no que non se podía facer (nin se aspiraba) máis que a ocupar unha cadeira e “deixar a merda correr”.
Pero agora, en que punto estamos?
Os recortes en sanidade e educación, a precarización dos postos de traballo, os rescates a bancos (levados á quebra por familias de poder non só político senón tamén económico) con fondos públicos, a eliminación paulatina do estado de benestar, abríronnos os ollos. Esta sociedade á que nos están levando non é xusta, non é razoable, non é algo que se poida soster no tempo. E aí precisamente é onde radica a importancia de non perder esta conciencia de que nós pintamos algo, de que nós somos quen deciden como se articula, e a favor de quen, esta estruturación concreta do poder chamada Estado e as súas institucións.
Porque como volvamos a sentirnos inútiles, como volvamos a afastarnos do camiño da participación á hora de defender os nosos intereses, morrerá non só unha mobilización social, morrerá tamén a esperanza de recuperar a dignidade humana neste país.
Pretenden amoldarnos a un conformismo que implica a morte da vida tal e como a coñecemos, despidámonos da calidade de vida que tiveron os nosos pais, despidámonos do país que os nosos avós ergueron traballando, emigrando, carrexando anaco a anaco pequenas contribucións ao benestar do que un día disfrutamos e que agora nos queren roubar.
E que non nos confundan estes politicuchos da falsa estabilidade. Foron eles quen comezaron a crise, apostando por un modelo produtivo que sabían que non era sostible. Foron eles cando, á hora de pagar isa mala xestión, preferiron enfrontarse aos seus cidadáns en lugar de facer responder aos seus “importantes” amigos polo desfalco que nos meteran.
E é cando a xente se dá conta do timo, cando poñemos os ollos na política como timón a xirar para poder sacarnos desta tempestade, cando teñen que xurdir os mellores políticos. Xente próxima, que coñeza a vida da maioría, que vivira  viva as mesmas problemáticas, e sexa capaz de pensar en nomes e caras en lugar de unicamente en cifras…

Porque niso é onde se pode distinguir a falsa política da auténtica, en que a primeira tenta marearnos con cifras que nin eles mesmos entenden, como se viu claramente no debate cara a cara entre Pedro Sánchez e Mariano Rajoy. Por isto, e como frase final, deixo caer unha frase que dicía o meu tío avó: “Temos que ver a herba crecer”. Temos que mirar cara o futuro, e comezar, no presente, a darlle forma. Temos que loitar, temos que ser intelixentes, temos que defendernos de tódolos ataques que van a vir.

Porque están en xogo as nosas vidas.

Opinión

Circo iberico

por Jon López

background-960x694.jpg

Aviso que no he dormido muy bien y tengo ganas de liarme a hostias con el primero que vea haciendo “campaña electoral”. Sí, entre comillas, porque las campañas, de campañas vienen teniendo ya muy poco. Antes las cosas iban de otra manera; repartían caramelos por la calle, bolígrafos, había coches con megafonía, etc…

Ahora todo me parece una auténtica mierda – ¿Mierda? ¿He oído mierda? Mierda a la una, mierda a las dos, mierda a las 3. ¡Mierda! Adjudicado al debate sobre el estado de la Nación.

¿Habéis visto ese intercambio de ‘opiniones’ entre esos dos borregos? Sí hay algo que no puedo soportar es que los payasos, a parte de no hacerme gracia, me aburran. Qué auténtico despropósito, que jodido tostón, que lamentable manera de echarse piedras al tejado del otro con una constancia pesarosa y penurienta. Creo que todos estábamos esperando a que alguno de los dos tertulianos sacara un canutillo y empezara a lanzarle pelotitas de papel al otro. Habría apostado por que el presentador se cortaría las venas en su camerino, bajo un chorro de agua caliente y con lágrimas en los ojos al finalizar del debate, pero lo he visto esta mañana en un programa de Antena 3, por lo cual, me quito el sombrero ante sus ganas de seguir viviendo. Hay gente que se merece todos mis respetos.

En torno a estos payasos se está generando todo un circo ibérico. Acépteseme el término y discúlpeseme por calificarlo de Ibérico, ya que nuestros productos son mucho mejores. Esos ‘políticos’ que llegan a los debates en un coche conducido por un chófer, acompañados de sus mujeres/prostitutas, (si, soy muy desconfiado). Todos excepto Rajoy, Rajoy llega acompañado de un señor el cual yo no conozco. No sé si es su mayordomo, su asesor de imagen o el tío que le prepara los cereales antes de dormir. Después del posado de rigor bajo una lluvia de “flashes” se adentran en el edificio para repetir la estampa ante un “photocall”,y ya luego de unos planos exteriores de todo el ambiente… volvemos en unos minutos, publicidad. A mí toda esta parafernalia me recuerda a los típicos “realities” tan amados por las chonis y canis de barrio. Estamos pensando todos en Gran Hermano, ¿no?

La manera de hacer política se ha convertido en una burda y lamentable pantomima que consiste en pasearse por los programas y series de moda en televisión. Con la absurda excusa de acercar la cara más humana de nuestros dirigentes al gran público podemos ver a estos acompañar a Pablo Motos, Jesús Calleja o Bertín Osborne, entre otros, en sus respectivos espacios. Ya todo forma parte de un gran “show” que se ha ido magnificando en los últimos meses y más que, a mi juicio, resultar efectivo, me parece terriblemente penoso.

Pero amigos/as, así están las cosas y así se las estamos contando. Todo el mundo quiere venderse lo mejor posible y arrancar un puñado de votos a cualquier precio. Estamos en período de campaña electoral y tras ver toda esta bazofia y nuevo estilo de promocionarse, yo, sigo siendo un votante indeciso. Por lo tanto, vendo mi decisión final al primer bastardo que me de 20 Euros y un bocadillo de panceta en pan de chapata, con huevo frito, unas gotas de mostaza, unas rodajas finitas de tomate, queso laminado y un traje de estos ‘mazo guapos’, como los de Albert Rivera, que con eso tienes que hartarte a follar.

Opinión

Justiciero de sofá

por Jon López

Super-heroe-de-sofa-960x540.jpg

Bueno, bueno, bueno ¿Sabéis qué? Me estoy cansando un poco, así, a nivel general, de discutir (entendamos esto como un intercambio de impresiones) con individuos / sujetos que tienen menos luces que una lancha de contrabando. Cuando tú te sumerges en un diálogo, esperas que el receptor de tus mensajes haya abandonado ya los comportamientos pueriles. Ahora entiendo a la perfección a ese presentador de los programas de debates televisivos, donde un grupo de ‘trajeados’ se propinan descalificativos carentes de ingenio y propios de niños de 6 años. Al final, estos, acaban odiándote. Quizá os haya pasado alguna vez. Pero nada más lejos de preocuparos, debería satisfaceros. Su malestar para con vosotros es la prueba evidente de vuestra victoria aplastante.
Desde mi última participación en este espacio he mantenido varios, digamos ‘debates’ de toda índole y con dispares personalidades. Están aquellos, que a pesar de su disconformidad con tu opinión, es posible mantener una conversación inteligente. A los que no aguanto son a los típicos tertulianos “y tú más”. Todos conocemos a esa persona cuyo ingenio está limitado a cuatro frases, y constantemente las va repitiendo hasta que te das cuenta de que deberían de ofertar un FP para gente con pocos recursos argumentativos. Joder ¿Uno de tauromaquia sí y este no? ¿En qué puto mundo vivimos?
Ya me han dicho de todo: arrogante, borde, semidiós, catedrático, justiciero de sofá. Acepto la segunda (para ciertas personas) y la última, como animales de compañía. Y después de este preámbulo, el cual ya se me ha ido de las manos, me voy a quedar con “Justiciero de sofá”. Joder, me ha gustado. Y lo digo con toda la sinceridad que me caracteriza.

¿Qué es exactamente un justiciero de sofá? Bueno, yo, en mi caso, me tomo la definición como una persona que observa (muy importante), analiza (importante también) y opina (amparado por el derecho constitucional de libertad de expresión).

Estamos viviendo últimamente una época muy convulsa. Todos sabemos, que la misma, está producida por el estado caótico que vive occidente ante las amenazas de terrorismo y los recientes atentados de París.

Yo, como “justiciero de sofá”, me he tomado la libertad de opinar sobre las grandes masas hipócritas que nos rodean últimamente. Esos neo-indignados (como me gusta llamarles) que acaban de descubrir el terrorismo, y del día a la noche se conciencian profundamente llenando sus muros de “Facebook” con banderas de Francia, mensajes de apoyo que rozan la afectación más personal e íntima y la asistencia a manifestaciones para condenar este tipo de sucesos.

Que nadie piense tampoco que soy un pobre desalmando. De hecho, mi alma es tan pura, que me da hasta lástima que no seamos así de involucrados con otros países que sufren este mismo tipo de atentados macabros.

“Este es un mundo en el que Beirut, todavía convaleciente por los bombardeos un día antes que los de París, no aparece en la prensa. Un mundo en el que una bomba explota en un funeral en Bagdad y ni una sola persona actualiza su estado para que ponga Bagdad” (Karuna Ezara, bloguera hindú).

Esto, al parecer, tiene una explicación, que algunos investigadores se han tomado la molestia de hacernos comprender. Y es la del desconocimiento de otras culturas, lo cual crea una distancia psicológica que nos hace más difícil compadecernos de otras víctimas. Igualmente, este tipo de lugares no son reconocidos para nosotros como sitios de turismo masivo ¿Alguien conoce a algún colega que se haya ido al Líbano a dar una vuelta? ¿Quizá, tú, has estado de fin de semana romántico en Bagdad? Todo esto está muy bien, pero a mí me sigue pareciendo una simple palabrería. Realmente, creo que a la gente le importa una mierda lo que pase en París, lo que pueda pasar en Bruselas, y mucho menos lo que pase a 40 años luz de su casa. Pero la tendencia, ahora mismo, es la de ser solidario; “ ¿A dónde vas Vicente? -a dónde va la gente”

¿Cuántas veces habéis visto el tiroteo en “Le Bataclan” en los últimos días? Pues posiblemente las mismas que yo; unas 557,8 ¿Y del resto de atentados? Pues aproximadamente unas -221,1. Un nuevo logro de los medios de comunicación y su afán por ser parciales en la cobertura de las noticias internacionales.

He visto tantas cosas patéticas últimamente, que hasta me da repelús recordarlas. Podemos citar, así, en general: postureo emocional por doquier, hipocresía elevada a su máximo exponente, gente que confunde el tocino con la velocidad. He llegado a leer publicaciones en las cuales se afirmaba que se debería de quemar todas las mezquitas del mundo, haciendo gala de una ignorancia que a mí, como ser humano, me abochorna, que me ofende profundamente, ya no sólo por tener amistades que profesan esta religión, si no por lo poco que se molesta la muchedumbre en informarse antes de, como decimos en Galicia “botar a lingua a pacer”.

Asi está el panorama amigos/ as. Yo, visto lo visto, me parece que seguiré optando por ser un “justiciero de sofá”. Porque o sacamos las pistolas para defender a todo el mundo, o no las sacamos para nadie.

Opinión

Independencia

por Jon López

cataluña-independencia-960x641.jpg

Bueno, primeramente decir que entre la anterior entrada y esta me he hecho más viejo, sabio, responsable y maduro. Le quitas los últimos 3 adjetivos y lo que queda es realmente en lo que me he convertido. Para todos mis admiradores y “fans”; si me ingresáis 100 Euros en mi cuenta os enviaré una foto mía poniendo morritos en el espejo de una discoteca.

¿No estáis un poquito hasta los cojones del tema Catalunya? Si a mí me la suda joder, que se vayan o que se queden. Pero por favor, hago un llamamiento a la cordura por parte de los medios de comunicación, el gobierno y el tío que le pasaba la lija al barco de Chanquete. Dejad de martirizarnos psicológicamente con esto. No puedo soportarlo más. Cómo sigan emitiendo la misma mierda todos los días voy a salir a la calle y comerme dos chuletas de pura carne roja para inmolarme fisiológicamente.

Quiero volver a saber que tipo de pana usa Julián Muñoz para sus pantalones. Quiero que Belén Esteban cuente en directo su problemas de diabetes. Quiero ver a Jorge Javier Vázquez haciendo topless en una playa de Ibiza. “Quiero vivir, quiero gritar, quiero sentir el universo sobre mí. Quiero correr en libertad, quiero encontrar mi sitio”. Pero esto ya me parece fuera de lugar.

¿Os habéis fijado con qué sutileza os he colado un fragmento de una letra de Amaral? Estáis acojonados, entiendo. Pero bueno, por algo soy la persona más popular de mi pasillo y vosotros unos simples plebeyos. Yo desde mi modestia dejo que me admiréis y adoréis. Soy una persona que se da a los demás desinteresadamente.

Yo tampoco me quiero postular mucho acerca de este tema, porque el que maneja todo este cotarro me ha dicho que no tengo la obligación de mojarme nunca, y menos, habiéndome duchado hace ya dos horas. Así que adoptaré una actitud neutral, como el Rey, que no puede decir ni de qué equipo de tute es simpatizante. Qué puta vida más triste. Vivir como un Rey, nunca mejor dicho, a cambio de ser una jodida maceta. Bah, yo firmaba, la verdad.

A mí me dolería mucho que Catalunya dejara de formar parte de esta gran nación, que es todavía mucho más grande cuando la selección de fútbol se adjudica algún torneo internacional. Porque ahí ya somos todos españoles, nos invade un sentimiento de patriotismo acojonante (Hasta a Piqué). Empiezan a salir Rojigualdas por todos los lados y balcones (Rojigualda = bandera de España. Malditos incultos). Antes del 2008 colocar un gallardete nacional en la ventana de tu casa, para muchos, era hacer apología de un símbolo fascista. Se instalaban hogueras en las plazas de todos los pueblos y ciudades para carbonizar a todos esos putos osados que hacían alarde de su patriotismo. Por eso mataron a Juana de Arco, por llevar una bandera de España pegada al parachoques de su carro de caballos. Tras ser interceptada por una milicia de desalmados la quemaron a las puertas de la iglesia del Picazo (Provincia de Cuenca). No os dejéis engañar por la historia que os narran en las escuelas. Hay mucho conspiración.

Tras esta breve lección de historia, y visto como está el panorama, aprovecho este espacio para demandar la independencia de mi pueblo (Valdoviño). Sitio triste donde los haya, sólo escribir el nombre me dan escalofríos. A mí me la pela que venga aquí Calleja a decir que vivimos en un paraíso. Ya te vienes en Enero y me comentas, cabrón. Pero también somos de Dios y tenemos derechos.

Háganse llegar a las altas instancias y autoridades del gobierno los siguientes puntos que nos definen como una nación libre e independiente que merece ser desligada de la opresión del estado español:

Poseemos lengua propia; una mezcla de gallego, castellano y algo que todavía está por definir.
Primer pueblo de Europa en plantar patatas; lo que a mi juicio nos proporciona una cultura propia.
Acceso directo al mar; por lo cual nuestra economía podría ser sostenida independientemente aprovechándonos del turismo y la exportación de pescado.
Disponemos de una red de transporte de mercancías: en el bus interurbano, que pasa una vez cada 7 horas, puedes llevar hasta 3 bolsas con grelos.
Cómo gran nación, tenemos un proyecto expansionista en vías de desarrollo: marcamos como objetivo prioritario la conquista de Gibraltar. Ni para España, ni para Inglaterra. Para Valdoviño, con dos cojones.

Todo esto está muy bien, pero a veces recuerdo una frase que me dijo un día un profesor de arte – “Al vicio de pedir, la virtud de no dar” y me vengo un poco abajo. Me hace pensar que todo esto no va a prosperar.

Bueno, os dejo. Tengo una firma de autógrafos y no me puedo liar aquí hasta que suenen las trompetas del juicio final. Viva España y Marc Márquez; que no tiene la ESO, pero se embolsa alrededor de 10,000,000 de Euros al año.

Opinión

La vida en rayas

por Jon López

La-vida-en-rayas.jpg

“IIIIIIIII love rock & roll….”
¡Benditos 80, eh cabrones! Afortunadamente no recuerdo mucho de esa época, tener demasiados recuerdos de la misma hablaría mal de mi longevidad. Lo que sé y puedo rememorar es que había pesetas, se llevaban las chupas de cuero y en el portal de mi casa la gente quedaba para pincharse caballo. Tuve que aprender desde bien pequeño que la droga era mala y las jeringuillas del suelo no se tocaban. La verdad, es que a pesar de ser un pueblo tranquilo aquella parecía “la calle de la pantomima” de Melendi. 50 metros de asfalto descendente, o ascendente, todo depende de donde vinieras, en la cual ni la policía se atrevía a entrar, sólo los más rudos y valientes del pueblo, así como los dueños de una pizzería para recoger la leña que alimentaba el horno. Para los demás aquello era una pequeña Ciudad Juárez dentro de un municipio normal. Pese a todo, en esa calle pasé unos buenos 14 años de mi vida; entre malhechores, yonkis y niños jugando a la pelota.

La verdad es que no sé a qué cojones viene esto, realmente yo iba a hablar de otra cosa, pero me puse una canción ochentera y mis neuronas empezaron a hacer sinapsis de mala manera; de axón a dendrita, siempre de axón a dendrita, que es algo que aprendí hace tiempo en la panadería comprando una broca del 6 para colgar un cuadro.

En fin, vamos a lo que vamos, que esto ya está siendo un poco patético, aunque bueno, para patético los anuncios de geles lubricantes / estimulantes que ponen en la tele ¿Los habéis visto? Lamentable. Me resulta muy gracioso cuando se intenta hablar de algo natural con todo el cuidado y precaución del mundo, como el que está manipulando uranio enriquecido. Una pareja que debe de rondar los 50 y pico años diciendo:

-Es que nosotros…igual somos un poco mayores para estas cosas, la verdad que nunca lo hemos probado… es que…

Cuando todos estamos pensando: ‘Es un gel para lubricar el coño de toda la vida tío, deja de humillarte por 5 duros en la televisión’

Me imagino los vaciles a los que tienen que ser sometidos esos ‘actores’ cuando van a una farmacia en su vida cotidiana:

-¡Qué! ¿Ya te has animado? Yo lo haría, de ser farmacéutico.

Por otra banda, también tienen la versión con jóvenes, muy pero que muy poco creíble. Todos sabemos que los jóvenes follan en los coches o los baños de alguna discoteca hasta arriba de coca y que hacen tríos y orgías en descampados, no tienen tiempo para untarse ninguna mierda. Eso es una puta guerra más que un acto sexual.

Hablando de guerras, acabo de ver en “feisbuk” (para que lo entendáis las de las fotos con morritos y los ciclados de gimnasio) un “post” bastante curioso: “A 1 de Enero de 1942 veintiséis países habían declarado la guerra a Alemania”

Ojo, 26 naciones. A mí me miran mal por la calle y me chivo a mi madre. Hay que tener un par de muy buenas pelotas para asumir que 26 estados te quieren freír y verte colgado de un abeto con los miembros seccionados. Yo entiendo que es difícil agradar a todo el mundo, pero, joder, disgustar a semejante cuantía de personas tiene que ser un golpe psicológico bastante contundente, no sé cómo se puede dormir con semejante presión psicológica. Tienes que sentirte como el patito feo con el que nadie quiere jugar, y aún encima aguantar amenazas hacia tu persona por el mero hecho de querer dominar el mundo. Cuantas envidias, la gente no soporta la ambición.

Pues nada, al final se me agotan las líneas y no he hablado absolutamente nada de lo que tenía previsto, vamos a tener que dejar la reproducción de la oruga de la col para otra ‘entrada’.

Yo me despido ya, chaval@s, que va a empezar mi programa favorito ‘la vida en rayas’. Os lo recomiendo a todos, es de lo mejor que ponen en la televisión, sobre todo muy recomendable para los fans de MYHYV, el argumento es súper sencillo 😉

Opinión

Viajera

por Vasilica Mocanu

oportunidades1-960x640.jpg

Desde siempre nos han hecho pensar que pertenecemos a una nación, aprovechándose de eso y dividiendo nuestro mundo en trozos pequeños, siguiendo la antigua máxima de “divide y vencerás”. Y nos lo creímos, luchamos por nuestra patria, vivimos por ella y morimos por ella, como si no hubiese otra opción posible. Se convirtió en nuestro universo, nuestro dolor y nuestra religión, y creemos en ella como si nada más importase. Dondequiera que vamos la llevamos con nosotros, herencia ancestral que nos fue dada en forma de guerras y revoluciones. Nadie ha querido impugnar su valor inconmensurable durante años y años, incluso si en algún lugar de nuestro corazón, siempre hemos sabido que hay algo que traspasa todas las fronteras políticas.

Ese algo se llama humanidad y es, probablemente, el tesoro más ancestral que se nos ha dado. Puede que sea ese el motivo por el que se le ha relegado al olvido enterrándola en una sepultura y sin lápida. Pero, como la vida no es más que una sucesión de puertas que se abren y se cierran, nuestra humanidad regresó de sus cenizas, más fuerte y más brillante, invadiendo nuestro universo con su luz deslumbrante.

Llegó a mí una mañana, dando un movimiento pecaminoso a tu pelo rizado. Sabía que los días que podía enredar mis dedos en él estaban contados, así que me decidí a vivir como una alma desvaneciente que sabe que su final está cerca. Y un lunes soleado, me dijiste que todo había terminado. Tu maleta estaba tendida en el suelo en medio de la habitación, toda tu vida en un metro cuadrado. Salté sobre ella y enrede por última vez mis dedos en tu cabello. Odiaba que pertenecieses a otra nación a la que se suponía que tenías que volver. Odiaba que ella pudiese reclamar más derechos sobre ti que yo, porque estaba segura de que nadie había amado tu cabello y tu alma como yo. Ese día comprendí que tú te fuiste y yo me quedé por la misma razón. Nos han hecho pensar que no podemos ser seres humanos completos en cualquier otro lugar, y lo dimos por hecho, y luchamos, y morimos por esa idea. Incluso habríamos muerto por ella si no hubiéramos entendido que somos sólo viajeros y que el amor no sabe de fronteras espaciales. A partir de ese momento, mi maleta siempre está abierta en medio de mi habitación, porque me transformaste en una viajera, baby.

Opinión

Transexual social

por Jon López

11874148_10204671242277844_976360157_n.jpg

Na na na na na na na na ¡Batmaaaaaaan! ¿qué puta tontería, no? Pues llevo 3 días tarareando esa melodía, lo más curioso es que ni me gusta Batman ni ningún superhéroe, yo soy mi propio héroe (ver ‘tirarse el pisto’)

Estoy rizando un poquito el rizo porque la verdad es que estoy un poco nervioso. No ha sido una decisión fácil de tomar, no todos los días una persona comunica y confiesa públicamente algo sobre su vida privada (excepto si eres colaborador de ‘Sálvame) y la verdad es que me está costando un poco encontrar las palabras apropiadas para llegar a donde quiero hacerlo.

En primera instancia, quiero que quede claro que nací varón, soy varón y me gustan las mujeres (por cierto, estoy soltero guapas), pero hace ya un tiempo que siento una fuerte lucha interior, me siento atrapado en mí mismo, mal a gusto con algo que hasta hace bien poco no sabría definir, percibo un conflicto en mis entrañas de… en fin, que soy un transexual social, ¿vale?

A parte de haber nacido varón (sigo estando soltero chicas en esta línea) también he nacido pobre, el problema es que me siento un rico atrapado en el cuerpo de un pobre, lo tengo muy claro  ya. Esto me genera un malestar importante, porque las probabilidades de enriquecerme y llegar a ser lo que realmente me siento son bastante escasas.

He llegado a esta conclusión tras mucho reflexionar y basándome en los siguientes gustos sibaritas, por ejemplo, me gusta, siento predilección, me apasiona:

  • La música clásica: Strauss, Beethoven, Vivaldi, Chopin y una serie de compositores que distan mucho de Don Omar, Kiko Rivera o su madre, porque su madre, aunque no lo parezca, también es ‘artista’, artista y buena pájara.
  • La buena comida: Percebes: de nuestras fértiles costas gallegas (para los mesetarios; la pezuña no se come) un manjar a la altura de los más pudientes. La estrella Galicia: la cual mantiene una feroz lucha con el vino caro por hacerse un hueco en el ‘top 1’ entre los más afortunados económicamente.
  • Los coches caros: como buen rico (de sentimiento) me gusta el lujo, me importa una puta mierda que el coche sea horrible, si tiene 500 cv capta totalmente mi atención. ‘Ande o no ande, caballo grande’.
  • Tocar los cojones: vicio de rico por excelencia, y quizá, el que me ha hecho llegar finalmente a esta conclusión sobre mi estado de transexualidad. Me gusta tocarle las pelotas a la gente… tampoco tiene una explicación mucho más profunda. Como no dispongo de efectivo que me permita abofetear a un camarero con billetes de 500 Euros, estoy sopesando en empezar a tirarle dardos a los canteranos del Manchester City (como Balotelli) para paliar mis ansias de hacer el mal entre los plebeyos.
  • La poesía: sobre todo autores de la tierra, gallegos; Rosalía de Castro, Celso Emilio Ferreiro, Xosé María Álvarez y toda esta peña. Siento también una pasión desmedida por la novela, pero la novela que compongo yo. Dejad que os relate un libro que recientemente he escrito sobre este género.

Mi conejo Bonifacio, por Jon López:

Mi abuela tenía conejos, yo me encariñé con uno y al final nos lo comimos.

¿Qué esperabais? ¿Mil páginas sobre un gordo montando a lomos de un burro? Para eso ya está ‘El Quijote’.

El otro día entré en una librería a comprar un boli “bic”, que es lo único que puedo permitirme. Vi un ejemplar de ‘El Quijote’, lo primero que pensé fue: ‘Con esa cantidad de papel encendemos en mi casa la cocina de leña 2 meses enteros”. Obviamente, Cervantes no pasó a la historia por ser una eminencia en el noble arte de sintetizar.

Espero que tengáis en cuenta la manera en la que he abierto mi corazón para con vosotros y sigáis aceptándome como un igual. Yo seguiré siendo el mismo, ese pobre diablo que sueña con llegar a sentarse a la derecha de Amancio Ortega en las bodas de plata de alguna celebridad, ese que ansía poder pasearse de la mano con alguna Sueca perteneciente a la realeza por las calles de Estocolmo y el que se queda dormido pensando si algún día podrá entrar en un restaurante sin preguntar si el pan se cobra a parte.
Agradezco de antemano vuestra comprensión, y por tercera vez…Chicas, estoy soltero.