main

Opinión

Quiero ser…

por Penny Dionysatou

tumblr_mvbl46kfhw1s07aslo1_1280-960x720.jpg

Estos días son extraños. Me acabo de graduar de la universidad y ya debería haber decidido lo que quiero hacer con mi vida. Tal vez tendría que matricularme en un Máster o, incluso mejor, debería entrar a trabajar en una gran empresa. Al menos ese era mi sueño o, mejor dicho, lo que yo pensaba que era mi sueño. Siempre me imaginé a mí misma como una periodista de éxito en una revista de gran tirada o en un canal de televisión. Así, en lugar de hacer todo lo posible para cumplir esos sueños de adolescencia, me encuentro en un estado de pasotismo en lo que respecta a todos estos objetivos.

Durante los últimos 12 meses, en lugar de hacer “lo que debo hacer” decidí dejarlo todo y viajar por Europa. Junté todos mis ahorros y viajé por siete países diferentes. Conocí a las personas más increíbles y disfruté en cada lugar al que fui. Por primera vez en mi vida sentí la libertad y la felicidad a pesar de algunos pensamientos de culpa como que “debería estar haciendo otra cosa ahora”. Nadé en Vilanova a las 3 de la madrugada, bailé desenfrenadamente en un parque de Berlín y disfruté de las mejores albóndigas del mundo en Polonia. Me emborraché en una fiesta por las calles de Copenhague y canté junto a músicos callejeros en Dublín. Me quedé atoónita por la magnífica vista en Cinque Terre y yo disfruté hasta la última gota de un zumo de pera caliente en la nevada Praga. Muchas veces he pensado que debería estar construyendo mi carrera y mi futuro en lugar de vagar alrededor de Europa, pero en el fondo tuve claro que estaba haciendo lo correcto. No me arrepiento ni un segundo de mi tiempo de viaje.

Bueno, si lo piensas bien, ¿cómo puedo preocuparme de mi futuro cuando no hay futuro en absoluto? El futuro no existe, el tiempo no existe, es una simple invención de los relojes. El único tiempo real es ahora. El pasado es ahora y el futuro es ahora también. Al menos eso es lo que E. Tolle dice y yo no puedo estar más de acuerdo: “Toda la negatividad es causada por una acumulación de tiempo psicológico y negación del presente. La inquietud, la ansiedad, la tensión, el estrés, las preocupaciones – todas las formas de miedo – son causadas por el exceso de futuro y no suficiente presente. La culpa, el arrepentimiento, el resentimiento, la tristeza, la amargura, y todas las formas de no perdón son causadas por el exceso de pasado, y no suficiente presente.”

Puede que no sepa exactamente lo que quiero hacer con mi vida, pero sé lo que no quiero. Soy feliz de haber finalmente descubierto que no quiero la vida que hace unos años planeaba vivir. No quiero la vida que la sociedad me hizo pensar que yo debería desear. Todas estas ideas socialmente construidas de cómo la gente debe vivir sus vidas, me dieron falsas esperanzas y expectativas. Durante mucho tiempo tuve esa idea inculcada de cómo mi vida debe ser: estudiar duro en la escuela con el fin de ir a la Universidad y luego hacerlo bien en la Universidad con el fin de obtener un Máster y luego un gran empresa me contrataría y me haría ganar un montón de dinero y, ¡oh, qué feliz sería!

Tuve esta imagen realmente superficial de mí hasta que me di cuenta de que realmente sólo quiero vivir con sencillez y hacer las cosas que me hacen feliz. Quiero viajar y disfrutar de cada instante de mi tiempo en la tierra. Quiero vivir aventuras, quiero conocer a gente increíble e inspiradora. Una vida de pasión con significado es mi objetivo y ya no puedo esconderme detrás de esta imagen ingenua de cómo la sociedad quiere que sea, porque al final es esto lo que me frena de ser lo que quiero ser.